web analytics

Frases lapidarias y gestos que hablaron en la audiencia del caso Odebrecht



SANTO DOMINGO.- La maratónica audiencia de ayer, para conocer las medidas de coerción solicitadas por el Ministerio Público, dejó un rosario de frases lapidarias pronunciadas por protagonistas y acusados en el caso de los sobornos que pagó la empresa constructora Odrechet para obtener contratos en la República Dominicana.

frases-lapidarias-y-gestos-que-hablaron-en-la-audiencia-del-caso-odebrecht

Los involucrados asumieron con pasión su defensa, que se produjo en una larga sesión interrumpida por recesos e incidentes.

La palabra “lodazal”, puesta en boga la pasada semana por el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, para calificar el caso de corrupción, también fue usada por Temístocles Montás, el único ministro involucrado en caso, cuando expresó: “A mí hay que matarme en el país. Espero que la justicia dominicana me limpie del lodazal en que me han querido meter”.



El empresario Angel Rondón, identificado como “el hombre del maletín” en el expediente instrumentado por la Procuraduría General de la República y figura estelar en el caso, dijo: “Hay un error, no fue (Luiz Ignacio) Lula que trajo a Odebrecht al país sino el presidente (Fernando Henrique) Cardoso”. Con la afirmación pretendió aclarar una versión repetida en los últimos meses, según la cual el otrora intocable Lula, también vinculado en el caso de los sobornos en Brasil, fue el responsable de traer a la multinacional al país.



El lodo volvió a aflorar en labios de Andrés Bautista, presidente del Partido Revolucionario Moderno, también implicado en el caso. “Siento vergüenza porque mi nombre ha sido enlodado”, enfatizó ante el juez de instrucción, Francisco Ortega, quien decidirá esta tarde la suerte inmediata de los diez apresados por el sonado caso de corrupción.

César Sánchez, exvicepresidente de la CDEEE, recordó al filósofo español: “Como diría (José) Ortega y Gasset, me sentí como una masa de carne. Le pido a usted, señor juez, recuperar mi nombre, me tienen que devolver mi nombre”.

El legislador Alfredo Pacheco, expresidente de la Cámara de Diputados, exclamó rotundamente, buscando descalificar el manejo judicial del caso: “¡Más que una acusación, esto parece un chismoteo de comadres!”

Un error garrafal en el expediente

En plena audiencia hubo que corregir un error de tipo ¿mecanográfico?, pues en el expediente se le atribuye al acusado Roberto Rodríguez, exdirector del Instituto Nacional de Agua Potable, haber depositado en un banco 100 millones de pesos, fruto de sobornos. Sin embargo, el fiscal Milcíades Guzmán aclaró que en realidad Rodríguez depositó un millón de pesos, en dos días consecutivos.

Por: Diariolibre.com 

¡Compartir este artículo en las redes sociales!

Deja un comentario

%d