web analytics

Hombre fue atacado por un cocodrilo mientras pescaba dice se fracturó nueve dedos abriéndole la boca

hombre-fue-atacado-por-un-cocodrilo-mientras-pescaba-dice-se-fracturo-nueve-dedos-abriendole-la-boca

BELICE.- Joshua Young pescaba en Belice y sólo tenía en sus manos un arpón mientras hacía snorkel, cuando de repente se encontró en la oscuridad total y totalmente perdido: «Pensé que me había chocado con una canoa», dijo después. Pero no, cuando volvió a sumergirse lo que tenía era su cabeza dentro de las fauces de un cocodrilo de tres metros que lo empezó a atacarlo brutalmente.

Era común que Joshua estuviera en el agua, en un popular lugar turístico para bucear cerca de su casa en la isla de Caye Caulker, el 8 de abril, cuando pensó que una canoa lo había chocado. Pero su cabeza estaba en las fauces de un cocodrilo y tuvo que abrir la mandíbula monstruosa del animal después de arrastrar como pudo a la bestia hacia la orilla.

Joshua sufrió lesiones que amenazaron su vida durante el ataque, incluidas laceraciones en la cabeza y la garganta, nueve dedos fracturados y su corazón se detuvo durante la cirugía debido a la cantidad de sangre que había perdido, según reporta Daily Mail.

Una lucha de vida o muerte

«Sentí que una canoa chocaba contra mí, así que levanté la cabeza y miré a mi alrededor, pero no había nada, no había canoa ni bote», dijo Joshua, que trabaja de cantinero y tiene 28 años. Y continúa: «Volví a sumergirme e inmediatamente sentí que algo se aferraba a mi cabeza. No sabía lo que era. Me tomó unos segundos darme cuenta de ‘oh, mierda, es un cocodrilo’.

Era una lucha por la supervivencia, en la que Joshua usó sus aletas para contrarrestar el movimiento de torsión del cocodrilo y evitar que lo arrastrara hacia la muerte. ‘Estaba tratando de enrollarme.

 

La corriente era tan fuerte que luché contra ella para evitar que me hiciera rodar. Me salvó tener las aletas puestas, porque me permitían nadar mucho más rápido.

 

No pensé que iba a morir porque estaba tratando de sobrevivir y estaba confundido y pensando ‘Oh, mierda, ¿esto realmente está sucediendo?’ y tratando de sacármelo de encima. No estaba pensando en morir.

 

Una vez que Joshua luchó para llegar a tierra, logró liberar su cabeza de la aplastante mordedura del cocodrilo, pero la criatura se aferró a su mano.

 

‘Cuando llegué a la orilla estaba en mi cabeza y lo saqué. No puedo describir cuánto me tomó abrir su boca. Pude levemente para sacar mi cabeza, pero me apretó la mano y pensé ‘mierda, esto duele’ y si no sacaba mi mano, iba a estar jodido y perder los dedos», contó a Daily Mail.

 

‘Le abrí la boca, saqué mis dedos y cayó al suelo. Luego trató de agarrarse al costado de mi cuerpo. Afortunadamente, tenía puesto un traje de neoprene, pero me lo arrancó por completo y no mi piel». Joshua consiguió escapar e ir a una clínica médica cercana en un taxi, pero dice que perdió el conocimiento en el camino y que el conductor lo terminó asistiendo.

 

“Había una gran multitud frente a mí y les gritaba que se movieran. Me subí a un taxi y cuando llegué me quedé inconsciente, así que el taxista tuvo que llevarme adentro».

 

Los médicos desconfiaban de que pudiera tener una fractura de cráneo, por lo que la víctima del ataque fue trasladada en avión a un hospital en la ciudad de Belice, donde lo llevaron a cirugía y su corazón se detuvo debido a la pérdida de sangre.

 

Joshua pasó cinco noches recuperándose en el hospital y sus amigos crearon una página de GoFundMe para ayudarlo a pagar sus facturas médicas. “Tenía nueve dedos fracturados, una cicatriz retorcida en toda la cabeza, había marcas de mordeduras y laceraciones en la cabeza. Mi cabeza estaba absolutamente abierta.  No querían coserlo porque no sabían si el cráneo estaba roto. Me había mordido directamente la nariz, así que había un agujero y no podía respirar. «Estaba tan preocupada por las facturas médicas porque no tengo efectivo».

 

Aunque Joshua también trabaja como instructor de surf independiente, no está seguro si alguna vez volverá a sentirse seguro en el agua. Está recibiendo terapia para su mano antes de volver al trabajo.

 

Joshua dijo: «Todavía no he vuelto al agua, así que no sé cómo me sentiría». Siento que he tenido una experiencia cercana a la muerte.

 

Belice alberga dos variedades de cocodrilos; el cocodrilo americano y el cocodrilo de Morelet, con cocodrilos americanos más grandes de hasta cinco metros.

 

Es probable que Joshua haya sido atacado por un Morelet que prefiere hábitats de agua dulce como ríos y pantanos y se encuentra en todo el país.

¡Compartir este artículo en las redes sociales!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*