web analytics

La Unión Europea analiza prohibir el ingreso de ciudadanos estadounidenses cuando reabra sus fronteras

Unión-EuropeaEl bloque considera que Washington no ha hecho una buena gestión ante la crisis del COVID-19, de acuerdo a un borrador al que tuvo acceso el periódico «The New York Times». También las personas procedentes de Brasil y Rusia estarían vetadas.

Los países miembro de la Unión Europea (UE), que han comenzado el proceso de reabrir sus economías y fronteras después de meses de restricciones de coronavirus, están evaluando la posibilidad de impedir la entrada de ciudadanos estadounidenses a sus territorios debido a la mala gestión del país ante la crisis del COVID-19. La reapertura de fronteras está pautada para el 1 de julio.

La información fue publicada por The New York Times este martes, después de que el diario accediera a los borradores de las posibles listas de viajeros aceptables.

Si es confirmada, los ciudadanos estadounidenses se encontrarían en la misma situación de prohibición que los brasileños y los rusos, lo cual representaría un duro golpe para el prestigio del país en el mundo. Es también un golpe contra el presidente Donald Trump, cuando hay más de 2,3 millones de casos y más de 120 mil muertes confirmadas por la enfermedad.

Aviones de Lufthansa en el aeropuerto Schoenefeld de Berlín REUTERS/Fabrizio Bensch/File Photo

Las naciones europeas están actualmente evaluando entre dos posibles listas de visitantes aceptables, en función de cómo los países han tratado la pandemia de coronavirus. Ambas incluyen a China, así como también a naciones en desarrollo como Uganda, Cuba o Vietnam.

Desde mediados de marzo, los viajeros de los Estados Unidos y del resto del mundo han sido vetados en la Unión Europea, con unas pocas excepciones que incluyen repatriaciones o “viajes esenciales”. Sin embargo, se espera que la próxima semana habrá una decisión final sobre la reapertura de las fronteras, antes de que el bloque se vuelva a abrir definitivamente el 1 de julio.

La prohibición de entrada de los estadounidenses por parte de Bruselas refleja en parte un patrón cambiante de la pandemia. En marzo pasado, mientras Europa era el epicentro de la crisis, Trump había enfurecido a los líderes europeos al prohibirle a la mayoría de los europeos el ingreso a los Estados Unidos. Entonces, Trump justificó la decisión diciendo que era necesaria para proteger a los Estados Unidos, que en ese momento tenía aproximadamente 1.100 casos de coronavirus y apenas 38 muertes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, camina hacia el Air Force One para iniciar un viaje de un día a Arizona, en Washington, Junio 23, 2020. REUTERS/Carlos BarríaEl 

Entre fines de mayo y principios de junio, Trump dijo que Europa estaba “progresando” e insinuó que algunas restricciones se levantarían pronto, pero no se ha avanzado en medidas en ese sentido desde entonces. Hoy, Europa ha lograr en gran medida el brote, incluso mejor de lo que lo ha Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia globalmente.

La prohibición de que los viajeros estadounidenses ingresen a la Unión Europea podría tener importantes ramificaciones económicas, culturales y geopolíticas. Millones de turistas estadounidenses visitan Europa cada verano. Pero también los viajes de negocios son comunes, dados los enormes lazos económicos entre los Estados Unidos y la UE.

The New York Times aclaró que los borradores de las listas de viajeros a los que tuvo acceso fueron compartidos por un funcionario involucrado en el tema y confirmados por otro funcionario. Además, otros dos funcionarios de la Unión Europea habrían confirmado el contenido de las listas, así como también los detalles de las negociaciones para darles forma y finalizarlas. Todos los funcionarios dieron la información bajo condición de anonimato porque el tema es políticamente delicado.

Jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, llegando a una reunión por videoconferencia con el secretario de Estado Mike Pompeo Virginia Mayo/Pool via REUTERS

La creación de una lista acordada de personas externas al bloque que pueden ingresar es parte de un esfuerzo de la Unión Europea para reabrir completamente las fronteras internas entre sus 27 estados miembros. Los viajes y el comercio gratuitos entre los miembros son un principio central del bloque, uno que se ha visto gravemente afectado durante la pandemia.

Desde mediados de marzo, los países miembro han adoptado una serie de medidas con foco nacional y estatal, que colaboran con el socavamiento de los principios comunes, y son contradictorios con los principios de las fronteras abiertas y la libre circulación.

Algunas fronteras internas prácticamente han permanecido cerradas, mientras que otras se han abierto. Algunos estados miembros que necesitan desesperadamente turistas se han apresurado a aceptar a personas externas a la UE. visitantes y se comprometieron a probarlos a su llegada. Otros han tratado de crear zonas de viaje cerradas entre ciertos países, llamadas “burbujas” o “corredores”.

Testeos de temperatura en Milford, Michigan, Estados Unidos REUTERS/Emily Elconin

El armado de estas listas en las que se diferencian viajeros seguros de los que no expone las dificultades del bloque, nuevamente, a la hora de tomar medidas ante la pandemia. Pero los imperativos de restaurar la armonía interna de la UE y abrirse lentamente al mundo son primordiales, incluso si amenazan con conflictos con aliados cercanos, incluido Estados Unidos.

El presidente Trump, así como sus homólogos ruso y brasileño, Vladimir Putin y Jair Bolsonaro, respectivamente, han seguido un camino similar: desde el principio menospreciaron la importancia y la gravedad del virus.

Los países que fueron seleccionados en las listas de la Unión Europea y clasificados como “seguros” lo han sido por una combinación de criterios epidemiológicos. La referencia es el número de contagios nuevos en los últimos 14 días por cada 100 mil habitantes.

Una vez que los diplomáticos acuerden una lista final, se presentará como una recomendación a principios de la próxima semana. La UE no puede obligar a los miembros a adoptarla, pero los funcionarios europeos advierten que el incumplimiento de cualquiera de los 27 miembros podría conducir a una reintroducción de fronteras dentro del bloque.

Angela Merkel y la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer abandonan el parlamento alemán REUTERS/Annegret Hilse

Las autoridades europeas dijeron que la lista se revisaría cada dos semanas para reflejar nuevas realidades en todo el mundo a medida que las naciones vean el flujo y reflujo del virus.

¡Compartir este artículo en las redes sociales!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*