Los taxistas madrileños no han conseguido sus objetivos y su huelga acaba con la falta de respuesta por parte de las autoridades acerca de una regulación más rígida del sector de los VTC vehículos de transporte con conductor, cuyas normativas siguen Uber y Cabify.